Tuanys

Érase una vez un viaje Anti-Tuanys.

Alex siempre había deseado dar la vuelta al mundo y ahora tenía la oportunidad ya que en un arrebato de lucidez decidió dejar el trabajo que no le dejaba respirar. Aunque sentía un poco de vértigo por emprender esta alocada aventura, sabía que disponía de ahorros suficientes para estar viajando durante una buena temporada.

Su primer destino fue Cuba. Se alojó en un complejo hotelero de La Habana alejado de la realidad del país y le entregaron una pulsera mágica que le permitía acceder a todos los servicios. Era la imagen con la que tanto había soñado en sus peores horas en la oficina, pero de repente, cuando se encontraba dentro de la piscina con un cóctel en la mano, vio una niña en el exterior del hotel que le miraba fijamente; era una niña de pelo moreno y liso, de carita blanca y con los ojos un poco rasgados. Llevaba un vestido largo y unas chanclas. La niña le indicaba con la mano que se acercara. Alex, se quedó petrificado, abrió y cerró los ojos un par de veces, y la niña desapareció. Pensó que el estrés le estaba pasando factura.

IMG_20160702_203635
La siguiente parada fue Estados Unidos, más concretamente en las Vegas, en el estado de Nevada. Muchos de sus colegas habían estado allí jugando al casino y ganando dinero. Era la ciudad de la opulencia y no le importaba apostar una parte de sus ahorros aunque los perdiera. Se hospedó en uno de los hoteles más lujosos y vestido con sus mejoras galas se dirigió directo al casino. La suerte del principiante le ayudó y ganó varias veces. ¡Estaba eufórico! En uno de esos arrebatos de felicidad en que pensaba doblar su apuesta, vio entre las máquinas tragaperras una silueta familiar. Hizo un esfuerzo para enfocar la vista y se dio cuenta que era la misma niña que vio en La Habana. Como la otra vez, la niña se esfumó. A partir de ese momento no hizo más que perder todo el dinero que había apostado. ¿Se estaría volviendo loco? Definitivamente, necesitaba estas vacaciones.

IMG_20160702_200400
De América del Norte se dirigió a África, un continente que le atraía y a la vez le producía temor. En Zimbabue contrató a un cazador profesional para que le guiase en la caza de algunos de los animales más exóticos de las tierras africanas. Cuando tenía bien enfocado a un leopardo y estaba a punto de darle al gatillo, vio la niña del vestido y las chanclas a unos metros del animal. A través de la mirilla del arma pudo distinguir mejor sus facciones y apreció como sus ojos negros le miraban con desaprobación. El leopardo se fue tranquilamente y la niña despareció otra vez. Alex perdió la oportunidad de disparar al animal y mientras no se sacaba la mirada de la niña de la cabeza, el guía le gritaba enfadado en un idioma que no entendía.

IMG_20160702_200705
África no le había dejado un buen sabor de boca y quería volver a la civilización. Suerte que en el siguiente país, Grecia, podría descansar tranquilamente. En la isla de Mykonos tenía a unos conocidos que montaban una fiesta en una playa privada: música, alcohol, comida… A medida que iba pasando la noche, los platos y los vasos de plástico se iban acumulando en las mesas. Cuando Alex, dejó en la arena un vaso porque la basura estaba rebosando, vio otra vez a la niña y esta vez la siguió para demostrarse que no se estaba volviendo loco, aunque la gente se lo miraba con cara rara. La niña era veloz y la perdió de vista. Se quedó en un rincón hasta que acabó la fiesta con la sensación que algo estaba haciendo mal.

IMG_20160702_201205
Estuvo a punto de dejar el viaje, de volver a casa y de pedir otra vez trabajo en su antigua empresa, pero prefirió dar la oportunidad a otro país. Esta vez tocaba la India. Le habían contado que era un país muy pobre, pero lo que vio superó lo que se había imaginado. Se le acercaron unos niños pidiendo dinero, se apiadó de ellos y les dio algunos billetes. Eso hizo que más niños se acercaran a él y de inmediato se dio cuenta que no había sido una buena idea.

india

De repente, una manita le cogió de la camiseta y le guió para salir del caos. Era la misteriosa niña de ojos rasgados y le estaba ayudando a salir de una embarazosa situación. Se quedaron quietos durante unos segundos para asegurarse que nadie les seguía. Alex quería preguntarle muchas cosas, pero no le salían las palabras; no sabía si estaba soñando. La niña le explicó que vivía en Bután, un país situado entre la India y el Tíbet, y que si quería, le podía acompañar hasta casa. Alex, no podía pensar, estaba demasiado confuso, así que solo pudo seguirla.

IMG_20160702_202138
La niña le contó que el comportamiento que había tenido durante el viaje no fue nada responsable: en La Habana, debería haber salido del hotel para conocer la realidad del país; en Las Vegas, debería haberse guardado el dinero para otros fines más útiles para la sociedad; en Zimbabue, en vez de matar animales debería haberlos admirado ya que son muy importantes para el ecosistema del país; y finalmente en la India, en vez de dar dinero directamente a los niños se tendría que haber informado sobre cuál es la mejor manera para ayudar a la población local.

Alex la escuchaba atento y por dentro algo le decía que aquella niña tenía razón; que durante el viaje sólo había pensado en sus ganas de pasarlo bien y de relajarse, sin tener en cuenta ni la cultura, ni las costumbres ni la biodiversidad de los países que visitaba. Estaba seguro que en Bután, un país, que como le había contado la niña, regulaba la entrada de turistas con el objetivo de preservar el Medio Ambiente, aprendería más sobre el respeto al entorno. Ella vio como Alex estaba sumido en sus pensamientos con cara de preocupación, así que con la mejor de sus sonrisas le dijo que no se preocupara, que en Bután tendría tiempo de conocer los principios del viajero responsable. ¿El viajero responsable?, se preguntó Alex para sus adentros. Sonrió y por primeva vez desde hacía mucho tiempo se sentía bien consigo mismo y tenía ganas de vivir.

Cristina @la_ecoturista

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s